Gestión de residuos radiactivos

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A. (ENRESA), creada en 1984, es responsable de todas las actividades sobre la gestión de residuos radiactivos, y de las operaciones derivadas del desmantelamiento de instalaciones nucleares. sus funciones están reguladas por el Real Decreto 102/2014, de 21 de febrero, para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos.

El artículo 38 bis de la Ley 25/1964, de 29 de abril, sobre Energía Nuclear, dispone que la gestión de residuos radiactivos, incluido el combustible gastado y el desmantelamiento y clausura de instalaciones nucleares, constituye un servicio público esencial que, de acuerdo con el artículo 128.2 de la Constitución, se reserva a la titularidad del Estado. Este servicio será gestionado directamente por ENRESA, de acuerdo con el Plan General de Residuos Radiactivos aprobado por el Gobierno. a estos efectos, ENRESA se constituye como medio propio y servicio técnico de la Administración.

Gestión de residuos de Media y Baja actividad

Entre los países que tienen implantadas soluciones de carácter definitivo, la práctica totalidad ha adoptado lo que se conoce como “almacenamiento cerca de la superficie”, que puede ser:

  • a) los almacenes en superficie (España, EE.UU. Reino Unido, Francia, etc).
  • b) los almacenes en galerías subterráneas realizadas a unas decenas de metros de profundidad (Suecia, Finlandia).

Instalación  Konrad Alemania: antigua mina Konrad (baja Sajonia). La licencia para la construcción de un almacén de residuos se presentó en 1982, fue aprobada 20 años después e inmediatamente recurrida. En 2006 se confirmó la licencia. Se espera que inicie su operación en 2019, con una capacidad total de 300.000 m3.

Instalación Francia Francia: posee dos centros de almacenamiento definitivo: L’Aube en Soulaines (con capacidad para 1 millón m3 de residuos de baja actividad y vida corta), y el centro de Morvilliers (con capacidad de 0,65 millones de m3 de residuos de muy baja actividad).

Instalación Escocia Reino Unido: Los residuos de baja actividad, tras su acondicionamiento, se envían a Drigg en Cumbria, donde se depositan en zanjas de hormigón que una vez llenas, se cubren con hormigón y tierra. Hay otro centro de almacenamiento final en Dounreay, Escocia, propiedad de UKAEA, cuya capacidad de almacenamiento ya está cubierta y se está evaluando su ampliación.

Suecia: El almacenamiento final para los residuos de baja y media actividad procedentes de las centrales, denominado SFR1, y situado junto a la CN de Forsmark, está en operación desde 1988 y es propiedad de SKB. Está situado debajo del mar Báltico y cubierto por unos 60 m de roca. Tiene capacidad, ampliable, para 63.000 m3. Para los residuos procedentes del desmantelamiento está previsto construir un almacén final (SFR3) junto al actual SFR1.

Instalación Suecia

Gestion del Combustible Gastado y RAA:

Tras su almacenamiento en la piscina de combustible gastado de las centrales nucleares, éste puede ser almacenado temporalmente en una instalación de almacenamiento centralizada o individualizada, hasta la determinación de su destino final.

Esquema temporal

Este destino final puede ser:

  • Almacenamiento definitivo en un Almacén Geológico Profundo (AGP, ciclo abierto), en cuyo caso es tratado como un residuo de alta actividad.
  • Envío a una planta de reproceso (ciclo cerrado) con lo que se considera un recurso potencialmente útil al poder aprovecharse la energía del uranio y del plutonio. El reprocesado da lugar a unos residuos de alta actividad que hay que gestionar como tales.
  • El desarrollo de tecnologías sobre separación y transmutación podría conducir a una disminución significativa de la actividad y volumen de los residuos a almacenar.