Origen

El 6 de agosto de 1945 los Estados Unidos dejaron caer la bomba atómica "Little boy" en Hiroshima y tres días después la "Fat man" en Nagasaki. Las explosiones liberaron cantidades devastadoras de energía que provocaron unas 120.000 víctimas directas, y enormes daños materiales.

fotografia de Eseinhower en su famoso discurso En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial los Estados Unidos trataron de impedir el desarrollo de la bomba atómica en otros países, bien monopolizando los materiales nucleares, o bien dictando Leyes que prohibían compartir la tecnología nuclear (Ley de Mac Mahon).

Sin embargo, el 29 de agosto de 1949, la URSS estalla su primera bomba atómica. Le sigue el Reino Unido el 3 de octubre de 1952 y más tarde otros países como China o Francia.

Ante la evidencia de que era muy difícil detener la proliferación de armamento nuclear, el 8 de diciembre de 1953, el Presidente Eisenhower pronuncia el discurso "Átomos para la paz", que abre el camino a la cooperación en el desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos, sujeta al compromiso de no desarrollar armamento nuclear. Poco después se crearía el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) el 26 de octubre de 1956, como Organismo dependiente de las Naciones Unidas para la promoción pacífica de la energía nuclear.

Junto al OIEA, en la década de los 50 tiene lugar el nacimiento de otros dos organismos internacionales: el 27 de marzo de 1957 se firma en Roma el Tratado de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom) y el 20 de diciembre de 1957 se crea la Agencia de Energía Nuclear de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El 1 de julio de 1968, EE.UU., URSS, Reino Unido y 59 países firman el Tratado sobre la no Proliferación de Armas Nucleares (TNP), del que actualmente son Parte 189 Estados. Este Tratado es un acuerdo internacional por el que los países no poseedores de armas nucleares (NPAN) se comprometen a no recibir ni fabricar armas nucleares y, a su vez, los países reconocidos como poseedores de armas nucleares (PAN) a la fecha de la firma del Tratado, a no traspasar a nadie armas nucleares o ayudar a su desarrollo o fabricación. Además de estos compromisos básicos, el Tratado establece otras obligaciones.

El TNP obliga a los Estados Parte NPAN a someterse al sistema de salvaguardias del OIEA, como organismo independiente encargado de verificar que los materiales nucleares no se desvían a fines militares o actividades no declaradas. Por su parte, los Estados Parte PAN (EE.UU., URSS, Reino Unido, China y Francia) pueden someter voluntariamente todas o parte de sus actividades nucleares de carácter civil a las salvaguardias del OIEA. Estos últimos Acuerdos se conocen como de "ofrecimiento voluntario".

Los Estados NPAN deben suscribir un acuerdo con el OIEA para la aplicación de sus salvaguardias nucleares, en el que se establecen las medidas y procedimientos previstos.